divendres, 7 de desembre de 2012

'La cocina pop de El Comidista' - Mikel López Iturriaga



Vale, en el Diccionario de la Lengua Española, la definición de Pop es relativa a la música, nada que ver con la cocina. Es cierto por eso, que pop, es un apócope de “popular” y ¿hay alguna cosa más popular en este país que una buena mesa compartiendo la comida con una excelente compañía, ya sea esta del sexo opuesto, amigos, familiares…?

                Así que en algún momento de este siglo, alguien debía unir la palabra pop y cocina en la misma frase, y este mérito le tocó a Mikel López Iturriaga, mundialmente conocido por su blog: El Comidista, además de por su libro “Las recetas de El Comidista” (Plaza & Janés, 2011) éxito de ventas que le empujó a esta segunda obra.

                Si aquella fue definida por el que esto suscribe como una pequeña Biblia para neófitos en la cocina, está claro que esta continuación debería ser al menos el Nuevo Testamento.

                Iturriaga usa la palabra pop en toda su amplitud. Popular es lo que busca. Y por eso relaciona todas sus recetas con películas, libros, series, publicidad, diseño, moda, música, famosos e incluso la actualidad. Todo muy popular.

                Así encontramos recetas con las que ver “Dos tontos muy tontos”, “Syryana”, “Las vírgenes suicidas”, “Delicatesen” (¿no debería ser esta la película para todas las recetas?), “Plácido” o la fenomenal, excelente, maravillosa y clásico por derecho propio: “El guateque”.

                También hay un apartado de menús relacionados con series. Sólo son cinco, pero las series son bastante representativas: “Mad men”, “Juego de tronos”, “Downton abey”, “The walking dead” y “Dexter”. Echamos en falta “House”, “A dos metros bajo tierra”, “Las chicas Gilmore” y por supuesto, nuestra seria más exitosa y más longeva: “Cuéntame”.

                Tras los aperitivos, los primeros y los segundos, aparecen los artistas invitados: diez recetas de personas ajenas al mundo de la gastronomía, por mucho que a todas ellas les encante comer (Miqui Puig no puede esconderlo) no tienen  nada que ver con los fogones, excepto en sus propias casas, que aportan una receta cada uno de ellos. Así conocemos el Fettuccini con berza y langostinos de Elvira Lindo, el Pudin de pasas y manzanas de Ana Blanco o el Marmitako de Juanma López Iturriaga.

                Todo ello por supuesto, y como siempre, realizado con un humor que para sí quisiera el cachondo del señor Arguiñano.

                Irresistible el capítulo donde entrevista a la comida viejuna, aquella comida pasada de moda que muchos jóvenes de hoy día no deben conocer: el melocotón en almíbar, la tarta al whisky, la comtessa, dátiles con bacon o el famosísimo San Jacobo. Sí, aunque resulte extraño, al final, a los que están peleados con la cocina, éste será su capítulo favorito. Aunque en reñida competición con Las antiguías de El Comidista. Fina ironía enmascarada en verdades como puños.

                Aun con todo, sigo pensando que se echan en falta más fotos, más que nada por el hecho tópico y típico de que la comida primero entra por los ojos, luego por la boca. Pero esa carencia se suple con muchas otras cosas. Algún Pitufo cabreado o incluso Statler & Waldorf, mis héroes particulares, podrían asegurar que demasiadas, pero sinceramente, si quieres un caldo sabroso debes utilizar todos sus ingredientes, y eso es lo que ha conseguido López Iturriaga, un excelente libro con infinidad de ingredientes. Llamadlo de cocina, pero también costumbrista, de humor o de entrevista, pero al final es simplemente un libro que gusta, entretiene, enseña y utilizando para acabar un símil gastronómico, su digestión no se hace pesada.

                Un nuevo acierto.

                SALVA G.


Título: La cocina pop de El Comidista
Autor: Mikel López Iturriaga
Editorial: Plaza & Janés
Páginas: 384 pp.
Edición: 1ª edición, noviembre de 2012
I.S.B.N. 978-84-01-34653-8


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada