diumenge, 9 d’octubre de 2011

'El Comandante' de Jürg Amann


El Comandante 
Jürg Amann
Traducción: Crles Andreu Saburit
Editorial: Tempus Editorial
Edición: 1ª edición, septiembre de 2011
Nº de páginas: 109 pp.
I.S.B.N.: 978-84-92567-39-3

Rudolf Höss fue comandante en Auschwitz, responsable directo de lo que suceda dentro del ámbito del campo de concentración. Tras su arresto por parte de la Policía militar británica y mientras esperaba la ejecución de su pena de muerte dictada por el Tribunal Popular Supremo polaco, hallándose en prisión preventiva en Cracovia, escribió trescientos folios contando su historia, la que le llevó a convertirse en el comandante del campo de concentración donde tuvieron lugar los crímenes más atroces que se conocen a día de hoy en la historia mundial, sus vivencias en él, junto a su mujer y sus hijos, y todo aquello que pudo recordar de aquella época.
                Jürg Amann (Winterthur, 1947), es filólogo y dramaturgo, así como novelista, poeta y ensayista. Trabajó también como crítico literario. Con todo ese conocimiento se encargó de condensar las páginas escritas por Höss hasta convertirlas en algo más  de cien y convertirlas así en un pequeño pero desgarrador monólogo del comandante, no tanto disculpándose por  todos los crímenes cometidos, si no más intentando encontrar una razón para cometerlos, algo que a día de hoy sigue poniendo la carne de gallina.
                El libro se divide en dieciséis capítulos, escritos cronológicamente, desde que Höss tenía seis años y vivía en Baden-Baden con sus padres, hasta el momento en que el Tercer Reich perdió la guerra, pasando por su estancia en los alrededores de Mannheim, donde a los siete años le regalaron un poni negro azabache de ojos fulgurantes y largas crines a quien llamó Hans, con el que por fin encontró a un compañero, ya que de pequeño su timidez le impedía conocer y jugar con otros niños de su edad. Su amor por los animales le serviría tiempo después, estando ya en el campo de concentración, salir a cabalgar con su caballo para mantener su mente serena, tras tanto horror desplegado en el campo.
                Poco más se puede decir sobre el libro, salvo que debería ser leído en todas y cada una de las escuelas de este mundo, para ver los horrores que puede llegar a cometer el ser humano contra sus semejantes, incluso más a día de hoy cuando las guerras siguen sumando muertos, para no repetir los errores.
                Rudolf Höss no se arrepiente de nada, explica su historia con una firmeza digna de un asesino, algo que por supuesto fue, ni siquiera intenta pedir disculpas por sus actos: los ratifica.
                Dura, cruda, impactante, por momentos inverosímil, pero cierta hasta el tuétano, los hechos aquí narrados en primera persona son vivencias auténticas, parte de nuestra historia que no debería olvidarse nunca, y libros como este hacen un gran favor para que ello no ocurra.
SALVA G. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada