dilluns, 17 de novembre de 2014

'Black Box' en el Jove Teatre Regina



En la torre de control de un pequeño aeropuerto, cuatro controladores aéreos tienen un trabajo de gran responsabilidad. El más pequeño detalle puede ser la causa de una inmensa catástrofe. En sus manos está en juego la vida de miles de personas. Sus mentes deben estar en alerta constante, vigilando todos los aviones que cruzan su espacio aéreo, controlando sus rumbos, posiciones, alturas… ¿Puede, una simple idea cambiar el destino de todos? ¿Es posible que el presente y el futuro esté en sus manos?

Años más tarde, un policía novato y una controladora aérea deberán investigar los hechos que acontecieron en la torre. ¿Qué ocurrió en realidad? ¿Qué fue lo que les llevó a actuar del modo en que lo hicieron?

Una increíble obra teatral, con un guión exquisitamente redactado, que consigue sorprender al espectador desde el inicio de la misma hasta el desenlace final.

Un joven grupo de actores que realizan un impresionante trabajo de interpretación en una puesta en escena francamente complicada, pero que no deja de ser admirable.

Ágil y velozmente transcurren las escenas que exigen una total concentración al público, consiguiendo que disfrute enormemente de la obra.  La trama juega constantemente con el ritmo y con el tiempo. Las escenas se entremezclan en estados temporales que avanzan o retroceden constantemente, en un admirable juego de intriga. La puesta en escena juega un papel primordial para el desarrollo de la misma. Es fascinante como, en un pequeño escenario, se puede interpretar una situación tan innovadora como la que se muestra. En un juego de luces y sombras, los actores interpretan a personas y a hologramas. De ahí la originalidad del guión. Cabe resaltar el trabajo de los actores. El ritmo varía constantemente, se acelera o ralentiza, avanza o retrocede en un curioso juego temporal durante toda la obra, y todos ellos realizan una gran interpretación. Estamos ante un pequeño grupo de actores que demuestran una gran pasión en su trabajo y que fascinan al público.

Los diálogos tienen un ritmo vertiginoso y es en ellos donde los actores demuestran  la gran capacidad de interpretación que poseen. El aplauso final se lo ganan con creces.  Francamente, ésta es una gran obra que, desde mi humilde opinión,  aconsejo que no se pierdan.

Rosa Mingorance



BLACK BOX.
Jove Teatre Regina.
Texto de Marc Angelet.
Dirección: Silvia Navarro.
Intérpretes: Vicky Cahisa, Damià Capella, Arnau Comas, Aina Gomis, Martina Vilarasau, Tona Siñol.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada