dimarts, 25 de novembre de 2014

'Los millones de Brewster' - George Barr McCutcheon


Yo de pequeña soñaba que me dejaban una noche olvidada en El Corte Inglés después de la hora de cierre y que podía recorrer todas las plantas y usar todos los artículos sin que nadie me lo impidiese.
            Algo más mayor el sueño cambiaba y lo que me pasaba era que recibía una herencia millonaria que estaba obligada a gastar rápidamente, con lo que El Corte Inglés se me quedaba pequeño. Supongo que es un sueño tan viejo como el dinero y tan común como los niños que, por lo visto, no conoce fronteras de tiempo ni espacio.

            En 1902, el joven George Barr McCutcheon, conocido escritor ya gracias a su novela de aventuras Graustark: The Story of a Love Behind a Throne, apostaba con su editor que podría alcanzar un éxito semejante escondiendo su nombre tras un pseudónimo y renunciando a su popularidad...en 3 meses vendió 150,000 ejemplares de Los millones de Brewster. En 1906 fue llevada al teatro y ya en 1914 Cecil B. Demille la adaptó para el cine (en una película hoy perdida). Volvió a la pantalla  en 1921. En la versión de 1926 , Los millones de Paulina, aprovechaba la ocasión para cambiar de sexo a la figura protagonista, y  posteriormente se recurriría al cambio de oficio para, con los años, ir aumentando también los beneficios. En Mi novio está loco (1945), Brewster es un soldado recién llegado de la II Guerra Mundial sin un penique en el bolsillo y en El gran despilfarro (1985), un jugador de baseball de las ligas menores...y es que gastar dinero a espuertas es un deseo infinito.

            En Los millones de Brewster, el joven Monty Brewster recibe un millón de dólares en herencia por parte de un tío que lo acogió en su orfandad. Al poco, un segundo tío que no apreciaba en lo más mínimo a aquel primer familiar, también deja a Monty la friolera de 7 millones de dólares...con la extravagante condición de que en un año no ha de quedarle un solo penique de la anterior herencia ni disponer de bienes a su nombre. Tras la sorpresa inicial y la reflexión pertinente, Monty se lanza al gasto en pos del beneficio. Pero, aunque en un principio el plan parezca una bicoca, pronto descubriremos que deshacernos de tanto dinero no es tan sencillo ni en el mismo Nueva York con la ayuda de un buen puñado de amigos dispuestos a disfrutar de la vida.

            Monty deberá enfrentarse al amor, a la amistad, a los beneficios inesperados y al misterioso albacea testamentario que se hace cargo de las condiciones de la herencia a lo largo de 300 divertidas páginas, superando aventuras al más puro estilo de Phileas Fogg (los capítulos dedicados al crucero son una auténtica delicia), situaciones dignas de Samuel Pickwick y saliendo de enredos a ritmo de slapstick. Por tierra, mar y aire, apostando o jugando en bolsa, los dolores de cabeza del heredero serán inversamente proporcionales al beneficio esperado.

            Una comedia ligera y deliciosa que deja al lector con una sonrisa en los labios y ganas de probar suerte la próxima vez que visite el Corte Inglés rozando la hora del cierre.

SAMEDIMANCHE

Título: Los millones de Brewster
Autor: George Barr McCutcheon
Editorial: Alba editorial
Edición: 1ª edición, octubre de 2014
Número de páginas: 304 pp
Traducción de Pablo Sauras
ISBN 978-84-9065-017-2

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada