dimecres, 12 de novembre de 2014

'Los Suaves. Mi casa es el rock‘n’Roll' - Javier Domínguez / Adrián Morgade



Hay un dicho que reza: Los Suaves somos todos. Todo roquero patrio lo conoce. Nosotros no somos una excepción.

                Con esa premisa, Javier Domínguez Álvarez (Ourense, 1957), licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Santiago de Compostela, especialista en Historia Contemporánea y en Historia del Arte Moderno y Contemporáneo, actor (forma parte del grupo de teatro Argallada) y actualmente trabajador en el I.E.S. Valle Inclán de Pontevedra impartiendo clases, se adentra en la historia del grupo de Rock orensano más famoso en la historia de este país: Los Suaves.

                Javier cuenta la historia desde el principio. Cuando tres hermanos forman a principio de los años ochenta un grupo en su ciudad natal, y ven cumplido así su sueño. Su pasión por la música les empuja a ello. Paso a paso su carrera va tomando forma. Primero ofreciendo pequeños pero intensos conciertos en locales como las discotecas Long Play, Nitons o Zeppelin, después abriendo para los americanos The Ramones el 13 de noviembre de 1981 en La Coruña, hace ahora treinta y tres años, más tarde incorporando nuevos músicos a la banda, para la grabación de su primer disco, “Esta vida me va a matar”, y así disco tras disco, concierto tras concierto, hubo una época que en Barcelona que en navidad siempre había un concierto suyo bajo el nombre de Navidades Suaves, llegar a editar once discos en estudio, tres directos y cinco recopilatorios.

                La diferencia de este libro con el resto escritos sobre la banda es básica: Javier no solamente es uno de los tres hermanos que formaron el grupo, tocó la batería en aquel seminal disco, conoce mejor que nadie los entresijos de la banda, sino que cuenta todo ello desde el punto de vista de una tercera persona, se aleja de la banda, lo que le ofrece la posibilidad de alabar o desmitificar a sus miembros, sus discos o sus conciertos, sino que sus palabras se convierten en la realidad de lo ocurrido, ya que al haberlo vivido le confieren una veracidad intachable.

                Así conocemos que Ángel Barrio, conocido por  todos como Gelo, no tocó en los discos de la banda. Fue sustituido en primera instancia por una batería programada, después por el batería de Nacha Pop y finalmente por el que acabó siendo su sustituto en la banda Tino Mojón.

                Conocemos de primera mano la posibilidad de la separación del grupo, su causa y su desenlace final. Yosi, su cantante, atravesó una mala época llena de drogas y alcohol, que debilitó la fuerza del grupo en su convivencia, y abocó a  éste a una posible disolución.

                Y leemos las que son sin duda críticas más feroces de los discos del grupo jamás realizadas por un crítico.

                Javier no se anda por las ramas, no enjabona, no alaba más allá de lo necesario, Yosi sigue siendo el mayor poeta en el Rock español, muy por delante de Robe de Extremoduro, del mismísimo Rosendo o el cambiado Fito de Fito y Fitipaldis, pero si una canción está sobrada de letra, contiene un solo excesivamente largo o la producción del disco es deficitaria para su calidad lo asegura sin sonrojarse.

                Los Suaves. Mi casa es el rock ‘n’Roll resulta para la los orensanos su particular Piedra de Rosetta para conocer al milímetro a la banda, a sus miembros, sus discos y su pasado, su presente y su futuro, que sigue más allá de la edición de su último disco de estudio el pasado 2009 bajo el profético título de adiós, adiós.

                Emocionante, cercano, inédito, en cuanto a fotografías se refiere, (el autor tuvo acceso al archivo personal de Carlos Domínguez bajista y corazón de la banda) real y contado con amor por el grupo en particular y por el Rock en general patente en todas y cada una de sus frases.

                Hoy más que nunca Los Suaves somos todos (el que esto suscribe entró en ellos cuando tan solo tenían dos discos en el mercado, gracias a un gallego que conoció a través de la decana revista Heavy Rock, y desde aquel día, además de que aún guardo la cinta que Víctor, este era su nombre, me grabó con esos dos discos, el seminal y clásico Esta vida me va a matar y el vilipendiado y hermoso, que contrariedad, Frankenstein, han ocupado una parte importante de mi corazón, son la banda que más veces vi en mi vida, y eso que dejé de ir a sus conciertos tras mi boda, y aún a día de hoy su música, sobre todo aquellos cinco primeros discos, incluyendo el directo grabado en la sala Zeleste que casualmente contiene mis gritos de júbilo, me emociono al escucharlos)
                Como dice alguien en el libro: ser fan de Los Suaves es un don.

                No, no puedo dejar el Rock, ni por supuesto a Los Suaves.

SALVA G.



Título: Los Suaves. Mi casa es el rock ‘n’Roll
Autor: Javier Domínguez / Adrián Morgade
Editorial: Edicións Xerais de Galicia
Edición: 1ª edición, septiembre de 2014
Número de páginas: 431 pp.
I.S.B.N. 978-84-9914-755-0

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada