dimarts, 29 de novembre de 2011

'La devoción del sospechoso X' - Keigo Higashino




La devoción del sospechoso X / La devoció del sospitós X
Keigo Higashino
Editorial: Ediciones B
Primera edición: septiembre 2011
Páginas: 325
ISBN: 978-84-666-4736-6 / ISBN: 978-84-666-4914-8
Traducción: Huan Manwë / Marc Barrobés 

Keigo Higashino es un ex ingeniero nacido en Osaka que ha conseguido vender en Japón más de cinco millones de ejemplares y merecer los premios más prestigiosos de su país. Algunas de sus novelas negras han sido adaptadas al cine y la televisión y se venden en todo el continente asiático. La devoción del sospechoso X” es la primera de sus novelas traducida al español. En la actualidad Keigo Higashino vive en Tokio.

Yasuko Hanaoka es una madre divorciada que creía haber perdido de vista a su indeseable ex marido; pero se equivocaba. Tras diversas indagaciones, y necesitado de dinero, el acanallado sujeto aparece en su apartamento en Tokio. El hombre exige ayuda y hace oscuras alusiones a la hija de Yasuko – que no es su hija biológica-, la situación se tensa y, casi accidentalmente, madre e hija lo estrangulan. Ishigami, un profesor de matemáticas vecino del edificio y secretamente enamorado de la mujer, les ayuda a librarse del cadáver y a preparar una coartada perfecta. Cuando el cadáver aparece Yasuko se convierte en sospechosa, pero su coartada, una verdadera obra de ingeniería criminal,  apenas presenta fisuras. Ishigami no sólo es un genio, está dispuesto a todo.
El detective Kusanagi, confundido y sin conseguir avanzar en la investigación, consulta al doctor Yukawa, un físico de la Universidad de Tokio que suele colaborar con la policía y que, casualmente, conoce a Ishigami. Yukawa consigue juntar las piezas y encontrar la clave que permite explicar lo inexplicable.
Aunque la novela transcurre con cierta lentitud, las páginas finales son casi un torbellino de acontecimientos. Las verdades se desvelan una detrás de otra a una velocidad de vértigo y revelan lo que un hombre solitario y sin la menor esperanza de establecer una relación amorosa es capaz de hacer por pura devoción, por admiración a una mujer hermosa y honesta. Ishigami es, en ese sentido, un personaje verdaderamente original e inolvidable que nos recuerda a algunos de los personajes casi marginales retratados por Georges Simenon.


Empar Fernández

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada